Refinanciar los pagos de la tarjeta de crédito tras la suba de tasas de interés

"El Banco Central, a diferencia de la vez anterior, también encareció el financiamiento con los plásticos. ¿Qué conviene hacer en estos casos?


Desde hoy, el refinanciamiento de los saldos de las tarjetas de crédito será más caro: por decisión del Banco Central, ese costo será del 53% nominal anual. Dos puntos por encima de lo que era hasta ahora. De todas formas, cuando se añaden los costos asociados (IVA y las comisiones bancarias), el valor total supera el 80% anual.

Ese Costo Financiero Total depende de cada banco, pero el promedio asciende al 81% anual. Es decir, por encima de la inflación (58% interanual). Pero por detrás de lo que cuesta en los mismos bancos un préstamo para el consumo (personal), que en el mejor de los casos se encuentra algunos puntos más arriba que el 90% anual.

Esto significa que una persona que debe refinanciar sus gastos, le conviene hacerlo con su tarjeta (pagando el mínimo, por ejemplo) antes que sacar un crédito personal en un banco.


Deuda por tarjetas de crédito vs créditos personales

El problema es que los bancos vienen recortando los límites de las tarjetas, con lo cual a muchos clientes no les queda otra alternativa que recurrir a un crédito personal para patear su deuda hacia adelante.


Los bancos dejan de financiar a través de las tarjetas de crédito y ofrecen a sus clientes otros préstamos -más lejos de la regulación del Banco Central-, que resultan más onerosos para quien no llega a fin de mes o necesita dinero circunstancialmente.

Contra abril del año pasado, la facturación de las tarjetas de crédito creció 43,8%. Según el INDEC, la inflación interanual se ubicó en 58%. Y un 62% en "alimentos y bebidas", que es el rubro que encabeza la facturación con los plásticos. Una caída en torno al 20% en términos "reales" (descontada la inflación) entre un año y otro.

No puede achacarse esa contracción a una baja del consumo: las principales consultoras que miden esa variable indican que, aun con cierta desaceleración, las compras en supermercados y autoservicios de barrio continúa con una tendencia positiva.


Semejante contracción real se explica básicamente por la pereza de los bancos a la hora de actualizar los límites de financiación de los clientes.


Las entidades financieras les dan más aire a sus mejores clientes, aquéllos que acreditan sus salarios, por ejemplo. Y dejan sin actualizar -o bien lo hacen por debajo de la inflación- en aquellos casos donde el compromiso comercial es menos valioso.

En los casos de las tarjetas corporativas, la situación también se fue complicando. Sobre todo para las Pymes. Un par de empresas comentaron a iProfesional el listado de pedidos que le hicieron llegar desde dos bancos distintos. Uno de capital nacional y otro extranjero. Las condiciones incluían: la presentación de los últimos tres balances y el acta de las respectivas asambleas de accionistas.

Aquellas pequeñas y medianas compañías que en los últimos dos años no se endeudaron con los bancos, ahora sufren restricciones para que les actualicen los montos máximos para utilizar las tarjetas corporativas."


Cualquier decisión que deba tomar al respecto, puede contactar con nuestros expertos.


Confianza Crediticia.

www.salirdeveraz.com.ar

1140807964


Fuente: iProfesional.com




Entradas destacadas
Archivo
Síguenos
  • Facebook Basic Square